Superar el miedo a conducir. Disfruta mientras conduces

Conducir es un placer para casi todos

Las razones por las que cada uno de nosotros nos sacamos el permiso de conducir de coche son muy diversas. Todas ellas parten de la necesidad, desde la necesidad de libertad, hasta la necesidad de desplazamiento y para la gran mayoría obtener el carnet de conducir es conseguir su sueño.

Sin embargo, hay un pequeño porcentaje de personas bloqueadas por el pánico, un temor irracional que les frena a disfrutar del placer de conducir.

En Autoescuela Palomero identificamos a este tipo de personas enseguida y por eso, desde el principio, intentamos darles máxima confianza y seguir un ritmo distinto que les de seguridad y confianza. Lo primero es entender las razones particulares de cada persona, escucharles y darles aliento y empuje para que, con nuestra ayuda, consigan superar  sus miedos.

Cuando se trata de casos sencillos, de personas que simplemente necesitan un apoyo emocional, en la autoescuela podemos ayudar a superar el miedo inicial a conducir dando a nuestros alumnos máxima confianza y ofreciendo clases de apoyo si es necesario. Intentando ir de menos a más, es decir, cogiendo el coche en horas de poco tráfico, de manera que el alumno va cogiendo poco a poco confianza, para luego sí, enfrentarnos junto a él a situaciones con más tráfico y más complicadas.

El enfoque positivo es igual de importante. Los instructores de la autoescuela pueden ayudar al alumno a ir con seguridad y buena predisposición.

Cuando este miedo se convierte en algo patológico, estamos hablando de: amaxofobia. Un miedo que, de no tratarse, puede llegar a ser un peligro. En este caso estaríamos hablando de un trastorno emocional que debe tratarse con especialistas.  Ataques de pánico, escalofríos, calambres o sudoración, son algunos de los síntomas que padecen estas personas al volante. Esto supone un peligro que debe evitarse y por ello es una cuestión seria que debe tratarse de manera temprana.

En cualquiera de los casos, si contamos con una buena base, si mantenemos la calma, conducimos de forma tranquila y siguiendo las normas, acabaremos por cogerle gusto a conducir y a entender que el coche nos sacará de muchos apuros.

 

Deja una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *